"No hay día que no acabemos llorando": los sanitarios del coronavirus, al límite

Enfermeros sin parar de trabajar