Todos los adultos entre 40 y 50 años que no hayan pasado el sarampión deben vacunarse

Todos los menores de 50 años, que no hayan pasado el sarampión, deben vacunarse