Aglomeraciones, borracheras y nulo respeto a las medidas de seguridad en la reapertura de los pubs ingleses