Decenas de personas hacen cola a las puertas de Portaventura sin respetar la distancia de seguridad