El agradecimiento de Marisa a sus rastreadores: "Sólo con sus tonos de voz me sentía abrazada cada día"

120 militares trabajan como rastreadores en la base de la BRILAT en Pontevedra