Dentro de Alcohólicos Anónimos: "Ni secta ni asociación religiosa", la batalla se libra día a día