Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada (recopilan datos sobre tus gustos y perfil).

Si continúas navegando por el sitio, estás aceptando su uso.

Puedes rechazar la utilización de cookies u obtener más información al respecto en nuestra Política de Cookies

A través de cualquiera de las páginas webs del Grupo tiene la opción de personalizar las cookies tal y como desee.

Los malos augurios sobre la pandemia y la vuelta al cole que no se cumplieron: "El virus es imprevisible"

  • Los expertos achacan los buenos datos de la pandemia en España a los altos porcentajes de vacunación entre la población

  • "Si hubiera un aumento de la transmisión, no tendría que significar nada parecido a otras olas, porque la situación en cada onda epidémica es diferente", explica el epidemiólogo Pedro Gullón

Los peores augurios sobre la pandemia para este otoño no se han cumplido. Algunos expertos vaticinaron un escenario negro para la vuelta de las vacaciones, pero no está siendo así. Cierto es que este virus es impredecible y que cuando en otras ocasiones creíamos que lo habíamos vencido, dio un nuevo zarpazo. Pero esta vez -quizás la primera- la realidad ha sido mejor que lo que esperaban algunos, por los menos, hasta el momento.

"No todos auguramos una sexta ola", apunta el epidemiólogo Pedro Gullón. "Lo que casi todo el mundo puede prever es que debido al comportamiento del virus a través de las diferentes ondas epidémicas, cada dos meses, en algún momento pueda volver a aumentar la transmisión. Hubo gente o medios que anunciaron que eso podría producirse nada más comenzar el curso escolar, pero esto puede ocurrir en las próximas semanas", explica.

España tiene ahora mismo una incidencia acumulada (IA) de menos de 50 casos por cada 100.000 habitantes a 14 días. "Si hubiera un aumento de la transmisión, no tendría que significar nada parecido a otras olas, porque la situación en cada onda epidémica es diferente y más ahora con un porcentaje muy alto de la población vacunada", asegura el epidemiólogo.

Casi el 80% de las personas que viven en España están inmunizadas contra la covid con la pauta completa, lo que le convierte en el país con más porcentaje de vacunados entre los más poblados, junto a Canadá.

España, mejor que países vecinos

Lo cierto es que España está ahora mismo mejor que cualquier país vecino en cuanto a contagios. Esto puede deberse a dos razones, según los expertos. La primera, que la onda epidémica que sufren ahora otras regiones, España la haya pasado antes, como ha ocurrido en las otras ocasiones. Y la segunda, gracias a sus cifras de vacunación. Lo que tiene un impacto en el corte de la transmisión y, en el caso de que haya contagios, sean más leves.

"Puede haber algún brote, pero es realmente complicado que haya una sexta ola rápida", señaló la semana pasada el director de Emergencias Sanitarias, Fernando Simón. Y si la hubiera, "sería más pequeña y más lenta", añadió.

Gullón va todavía más allá y defiende que puede, incluso, que no vayan ni a producirse ni siquiera pequeñas ondas en el futuro. "No sabemos cuándo acabaremos totalmente con los ciclos y las diferentes olas porque nunca nos hemos enfrentado a nada similar", apunta. "La gripe de 1918 no tenía sistemas de vigilancia como los de ahora para detectar las olas pequeñas, por lo que no sabemos qué puede pasar", añade.

El peligro de la vuelta a los colegios

Hace unos meses se habló de que la vuelta a la escuela supondría un repunte de los contagios entre alumnos menores de 12 años, único sector de la población que no está vacunado. Pero si bien es cierto que los niños de esa franja de edad siguen liderando la incidencia (su IA ronda actualmente los 75 casos), la caída de contagios desde el verano ha seguido la misma evolución que en el resto de la población.

Si echamos la mirada al curso pasado, tampoco entonces los colegios supusieron un principal foco de contagio, debido, entre otras cosas, a que los niños transmiten menos que los adultos.

Ocho comunidades -Asturias, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Comunidad Valenciana, Extremadura, Madrid, Navarra y País Vasco- han concluido, además, ya el proceso de desescalada y otras como Andalucía o La Rioja están a un paso de ello. Aun así, los contagios no parece que se estén disparando.

"Abrir los espacios cerrados no provoca de por sí una nueva onda epidémica, depende de las circunstancias", apunta el epidemiólogo. "Lo que sabemos es que intentar evitar espacios cerrados cuando está subiendo esa onda puede mitigar muchísimo sus efectos, sobre todo, en un momento donde la transmisión es muy rápida", explica Gullón.

Desgraciadamente, no existe una herramienta para predecir cuándo van a producirse las olas ni qué puede pasar en el futuro. Lo que sí se sabe es cómo aplacar una ola cuando ocurre. "Seguramente, vuelva a aumentar la transmisión en algún momento, pero no será tan alta ni tendrá el impacto en el sistema sanitario como las anteriores", insiste el experto. "Aun así, no se pueden desmantelar los sistemas de vigilancia para detectar cualquier cambio que pueda producirse en las tendencias y así poder adelantarnos a las situaciones. No puede haber ningún triunfalismo de que esto ya se ha acabado, porque a pesar de que tenemos muy buenas perspectivas, esto es una pandemia global y pueden ocurrir muchas cosas. Pero tampoco es positivo que entremos en derrotismos. Lo que hay que tener es un poco de cabeza y vigilancia en salud pública. Ir día a día como hemos ido en esta pandemia", subraya.