La Policía de Barcelona desaloja a 4.000 personas por hacer botellón, la mayoría en el Port Olímpic