Las calles se llenan de niños este domingo tras seis semanas confinados en casa