Playas y terrazas llenas en el primer fin de semana que se permite la movilidad por todo el territorio catalán