Cataluña no descarta un toque de queda, aunque de momento no se lo plantea

Ramblas vacías: el atípico Sant Jordi de una Cataluña confinada