Un centenar de coches y unas 1.000 personas exigen en Palma la reapertura de la hostelería