Centenares de barceloneses sin mascarillas toman las playas de la ciudad