Los botellones persisten en las playas y calles de Barcelona a pesar de las prohibiciones