Entre miedos y bromas, proliferan los métodos caseros contra el coronavirus