Las comunidades aprietan el acelerador de la vacunación masiva y preparan plazas de toros, museos y estadios