Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada (recopilan datos sobre tus gustos y perfil).

Si continúas navegando por el sitio, estás aceptando su uso.

Puedes rechazar la utilización de cookies u obtener más información al respecto en nuestra Política de Cookies

A través de cualquiera de las páginas webs del Grupo tiene la opción de personalizar las cookies tal y como desee.

Los contagios bajan por primera vez en la pandemia en todo el mundo y aún falta el 'efecto vacuna'

  • Nunca antes la curva de todos los continentes había bajado a la vez

  • La OMS reconoce que la tendencia global es alentadora

  • Actualmente, el número de casos confirmados de covid es similar al que había en octubre

Hay una buena nueva noticia. Y quizás sea la más básica pero a la vez la más significativa. Por primera vez, el registro de  contagios confirmados ha empezado a caer de manera global desde que comenzó la pandemia. 

La propia OMS, que reconoce una caída de casi el 50% este año, subraya que, aunque todavía hay muchos países con un número creciente de casos, la tendencia a nivel mundial es alentadora. "El fuego no se ha apagado, pero hemos reducido su tamaño. Si dejamos de luchar contra él en cualquier frente, volverá rugiendo", ha señalado el director general de esta organización, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Ha tenido que pasar justo un año para quebrar la curva. Si el 21 de enero de 2020 se contabilizaron 282 casos de media en siete días en todo el planeta, el 21 de enero de este año se registraron 780.236, pico de la curva global. Desde entonces, no ha hecho más que descender. Actualmente, el mundo entero registra unos 400.000 contagios diarios. La cima a la que se había llegado era tan alta que incluso después de bajarla todavía el número de casos es enorme, similar al que se registraba en octubre.

En todos los continentes se observa la caída (ver gráfico). En Norteamérica, la región del planeta más azotada por el virus, según los contagios contabilizados, la curva comenzó a descender alrededor de principios de febrero. Las mismas fechas que en América del Sur y Europa, donde la pandemia también se ha sufrido con más intensidad. Nunca antes la curva de estos tres continentes había bajado simultáneamente.

En el resto de continentes, la curva apenas ha variado. En Australia, desde principios de agosto, los contagios registrados son escasísimos, así como en África (probablemente, porque están infraregistrados) y Asia. Curiosamente, en África también se aprecia una ligera bajada casi desde las mismas fechas que en Norteamérica, América del Sur y Europa.

¿Por qué ha bajado la curva?

La pregunta es ¿qué ha ocurrido para que baje la curva al mismo tiempo en todas las regiones del planeta? No hay una explicación concreta, según los expertos. Las OMS apunta a que las medidas simples de salud pública están funcionando "incluso en presencia de variantes". Lo único que ha cambiado en este tiempo son las campañas de vacunación que ya han comenzado en muchos países  aunque no en todos, ni muchos. En cualquier caso, se han inoculado muy pocas dosis y todavía es muy pronto para ver sus efectos. En algunos lugares, como el sur de Asia existe una confianza creciente de que lo peor de la pandemia puede haber pasado incluso antes de que las vacunas estén ampliamente disponibles. 

Con todo, la OMS insiste en que hay que mantener las medidas de contención del virus. A nadie se le escapa que las nuevas variantes podrían hacer cambiar el paso de la curva y que ésta empezase de nuevo a subir al propagarse más rápido el SARS-CoV-2 que las inoculaciones de las vacunas a la población.