El coronavirus campa a sus anchas en el ocio nocturno