La cadena de contagio de Mallorca pone el foco en congresos de negocios como el Mobile de Barcelona