Hora punta en Pekín, ciudad fantasma en el primer día laborable desde que estalló el coronavirus