Una enfermera demuestra que el coronavirus se contagia a pesar de llevar guantes y mascarilla