La Comunidad de Madrid tenía un protocolo para decidir qué ancianos de residencias eran hospitalizados

La Comunidad de Madrid tenía un protocolo para decidir qué ancianos de residencias eran hospitalizados