Coronavirus: por qué el COVID-19 se llama así