“Podéis darnos besos y abrazos”: los españoles aislados en el Gómez Ulla reciben el alta