Coronavirus: mejor lavarse las manos que llevar mascarilla