El coronavirus no infecta el cerebro pero sí lo daña y provoca cambios neurológicos, según un estudio

Madrid, Cataluña y La Rioja, con las UCI en riesgo extremo cuando empieza a notarse el efecto Semana Santa