Una italiana de 36 años residente en Barcelona, primer caso de coronavirus en Cataluña