Un estudio analiza cuánto resiste el coronavirus en cada superficie