Australia logra reproducir una copia del coronavirus, un avance hacia el diagnóstico temprano y las vacunas