Los primeros análisis realizados en el crucero retenido en Roma descartan coronavirus