Las razones científicas y logísticas para reducir un mes el intervalo entre la segunda y tercera dosis