Lidia, Olga y Margarita piden dejar de ser invisibles: "Las cuidadoras también somos personas y estamos olvidadas"