Cuando tu enfermedad es rara y no se investiga: “A las farmacéuticas no les interesa el Phelan-McDermid”