Enfermos reales de coronavirus hacen un llamamiento emocionado a la prudencia en la desescalada