Un equipo catalán lidera un estudio mundial sobre la relación entre la COVID-19 y el síndrome de Down

Neurobióloga Mara Dierssen