Una sonata de Mozart de hace 241 años reduce los ataques epilépticos

El 'efecto Mozart' también se puede aplicar a la epilepsia: la Sonata K 448  consigue reducir la frecuencia de ataques