Un estudio muestra cómo el coronavirus ataca al cerebro

DAÑOS CEREBRALES COVID