Fernando Simón muestra un lado nuevo: su soltura en inglés y en público