Con distancia social, en mesas y sin comer ni beber, la fórmula del festival Telecogresca en Barcelona