Las fiestas y botellones vuelven a Barcelona la noche del viernes, con 7.000 desalojados