Galicia limita las reuniones a un máximo de cinco personas

Galicia limita las reuniones sociales a cinco personas