Los trabajadores españoles en Gibraltar, los primeros en quitarse la mascarilla