La cruda campaña del Gobierno de Canarias para atajar los contagios en reuniones familiares