Los hospitales no paran: radian con protones a una enferma de cáncer en plena crisis del coronavirus