Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada (recopilan datos sobre tus gustos y perfil).

Si continúas navegando por el sitio, estás aceptando su uso.

Puedes rechazar la utilización de cookies u obtener más información al respecto en nuestra Política de Cookies

A través de cualquiera de las páginas webs del Grupo tiene la opción de personalizar las cookies tal y como desee.

Los hospitales se vacían de covid: las UCI salen de riesgo extremo y los ingresados en planta caen a la mitad

  • Siete comunidades tenían sus UCI en riesgo extremo cuando acabó el estado de alarma, ahora no queda ninguna

Los temores a un nuevo repunte tras el final del estado de alarma se han disipado. Un mes ha pasado desde que decayeron la mayoría de toques de queda y cierres perimetrales, entre otras medidas, el 9 de mayo. Desde entonces, contagios y muertes han descendido a la par que los hospitales han reducido considerablemente los afectados por coronavirus.

El primer cambio notable que han experimentado los centros hospitalarios se ha producido en las unidades de cuidados intensivos (UCI). Ninguna autonomía las tiene en riesgo extremo por ocupación (más del 25% de camas ocupadas), de acuerdo a la clasificación aprobada en el Consejo Interterritorial.

Hace tan solo un mes había siete territorios por encima del umbral: Aragón, Cantabria, Cataluña, Ceuta, Madrid, País Vasco y La Rioja. Todas han bajado el indicador a prácticamente la mitad, según los datos del Ministerio de Sanidad.

El escenario fuera de las UCI es igual de positivo. La ocupación en planta ha disminuido a algo más de la mitad desde el final del estado de alarma: de un 6,81% ha pasado a un 3% a nivel nacional. En lo relativo a las autonomías la situación también ha dado un giro. Madrid, Melilla, País Vasco y La Rioja estaban en riesgo alto, mientras ahora no queda ninguna. La mayor parte de España está en nivel bajo y en nueva normalidad.

La incidencia acompaña

A la caída de los hospitalizados se ha sumado la de incidencia acumulada a 14 días. Las jornadas posteriores al final del estado de alarma demostraron que no tuvo tanto impacto. Desde entonces no ha parado de bajar, pese a algunas ralentizaciones. De 188 casos por 100.000 habitantes ha caído a 111. En el supuesto de que subiera no implicaría un aumento de las hospitalizaciones, ya que los mayores están prácticamente vacunados.

Impacto de las vacunas

La gran mayoría de mayores inmunizados no han acabado en el hospital, lo que ha dado más respiro a los sanitarios. El perfil de los pacientes ha rejuvenecido, debido a que estos no habían recibido la profilaxis. La menor edad ha repercutido, por lo general, en menor tiempo de estancia que los mayores por una recuperación más rápida.

El ritmo de las inyecciones ha acelerado considerablemente. El viernes se alcanzó el objetivo de 10 millones de inoculados con pauta completa. El país está a cuatro millones de los 15 previstos para la semana que viene. Los últimos serán: 25 millones en la semana del 19 de julio y 33 millones (70% de la población) para el 18 de agosto.