Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada (recopilan datos sobre tus gustos y perfil).

Si continúas navegando por el sitio, estás aceptando su uso.

Puedes rechazar la utilización de cookies u obtener más información al respecto en nuestra Política de Cookies

A través de cualquiera de las páginas webs del Grupo tiene la opción de personalizar las cookies tal y como desee.

Identifican la “estrategia única” de la variante delta para infectar células y eludir anticuerpos

  • La variante tendría una capacidad de infección directa entre células

La variante delta que está impulsando una nueva ola de contagios en España y en buena parte de los países del mundo tiene una “estrategia única” para infectar las células humanas y escapar a la acción de los anticuerpos, según un nuevo estudio aún no revisado. Investigadores japoneses creen haber dado con la clave que permite a delta ser más del doble de contagiosa que la versión original del SARS-CoV-2.

Según su explicación, esta variante tiene una capacidad que no estaba presente en variantes anteriores. Normalmente, el proceso de infección de los virus se inicia con la entrada en una célula, que utilizan para replicarse y generar nuevas copias. Esos nuevos virus creados en la célula infectada inicialmente son liberados y, a su vez, tratan de infectar nuevas células.

Las vías de infección de delta

Parte de nuestras defensas son los anticuerpos que intentan adherirse a esas copias del virus para impedirles entrar en más células. En concreto, con el SARS-CoV-2 se ha puesto énfasis en los anticuerpos que se pegan a la proteína S, la llave con la que el virus entra en las células, para dejarla inutilizada. Incluso se ha identificado un anticuerpo que se ha mostrado especialmente capaz de neutralizar la proteína S, a pesar de las diferentes mutaciones presentes en las variantes.

La novedad con la variante delta, según esta última investigación, es que tiene otra manera adicional de infectar las células humanas. Es un proceso ya identificado en otros parásitos. En vez de depender de que las copias del virus logren entrar en nuevas células, con la variante delta se ha identificado que se producen infecciones directamente de célula a célula.

La mutación P681R

En estos casos, las partículas virales se transfieren directamente de la célula infectada a otra sana. Los virus que han mostrado tener esta capacidad, como el de la hepatitis C, suelen tener más resistencia frente a los anticuerpos neutralizantes.

En el caso del SARS-CoV-2 este mecanismo vendría habilitado por una mutación en la proteína S, denominada P681R. Los investigadores creen que esta manera de infección puede aportar también mayor virulencia al virus, algo no contrastado por los datos disponibles en este momento entre las personas infectadas en la quinta ola. Se considera demostrado que delta es más contagiosa y que tiene capacidad para reducir parcialmente el efecto de las vacunas, pero no que incremente la probabilidad de sufrir una covid más grave. Los autores del estudio simplemente afirman haber observado que los hámsteres infectados con delta experimentan una pérdida de peso mayor que los expuestos a otras variantes.