Una bacteria dejó a Alberto sin piernas ni dedos: "Crees que tu vida acaba, pero a los cinco meses ya corro"