Un estudio internacional confirma la relación entre la contaminación urbana y el riesgo de mortalidad