Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada (recopilan datos sobre tus gustos y perfil).

Si continúas navegando por el sitio, estás aceptando su uso.

Puedes rechazar la utilización de cookies u obtener más información al respecto en nuestra Política de Cookies

A través de cualquiera de las páginas webs del Grupo tiene la opción de personalizar las cookies tal y como desee.

Isabel Bandín, viróloga: “Si ahora se contagian 15 personas en una reunión, con la nueva cepa pueden ser 50"

  • Esta profesora de la Universidad de Santiago de Compostela explica que esta variante del coronavirus se transmite entre un 40% y un 70% más

  • Esta cepa sería más peligrosa por su alta capacidad infectiva, no por su letalidad, y se cree que la vacuna no perderá efectividad ante ella

  • Bandín considera que España debería cerrar fronteras: “Con esta variante circulando, la situación podría ser mucho peor de lo que esperábamos después de Navidad”

Isabel Bandín, investigadora y profesora de virología en la Universidad de Santiago de Compostela, lo tiene claro: España debería cerrar fronteras con Reino Unido tras la aparición de la nueva cepa. Considera que esta nueva variante del coronavirus, más contagiosa, se dispersa por el continente, se agravarían mucho los problemas que los expertos vaticinan para después de la Navidad.

¿Qué sabemos de esta nueva variante del virus que está circulando masivamente en el Reino Unido?

Lo que sabemos es que ha habido una serie de mutaciones en la proteína que el virus utiliza para unirse a las células humanas. El virus está cambiando para unirse mejor a la célula. Pongamos un símil. Si el virus es una llave y la célula una cerradura, pues digamos que esa llave tiene una serie de cambios que hace que la célula se abra y se infecte con más facilidad. Por lo tanto, lo que se ha detectado es que esta variante se transmite mucho más, con un porcentaje de infección que es entre un 40% y un 70% superior a otras variantes.

¿Debemos estar preocupados?

Para mí, sí. Creo que si hasta ahora teníamos que preocuparnos, ahora tendremos que preocuparnos más. Este virus, con respecto a otras epidemias como el SARS o el MERS, se ha caracterizado por la gran facilidad que tiene para dispersarse entre los humanos. Sobre todo, porque muchas veces se transmite sin que las personas tengan síntomas. Si el virus se contagiaba ya muy fácilmente, parece que esta variante es todavía más eficaz. Eso es un problema si es que llega hasta aquí la cepa. Continuamente estamos viendo en la prensa que se siguen produciendo reuniones en las que aparecen irresponsables sin mascarilla. Pues si hasta ahora se contagiaban 15 personas, igual ahora con esta cepa se contagian 50. Si nos empeñamos en seguir incumpliendo constantemente las normas, con esta variante la situación podría ser mucho peor de lo que esperábamos después de Navidad. Hay que quedarse en casa el mayor tiempo posible.

Las informaciones que llegan desde el Reino Unido dicen que esta cepa del virus ha sufrido muchas mutaciones. Se habla de 17. ¿Eso qué significa? ¿A mayor mutación más peligrosidad?

Los virus con un genoma ARN, como es este caso, cambian mucho porque tienen un proceso de replicación en el que pueden cometer errores con facilidad cuando hacen las copias. Es muy habitual que los virus de ARN muten con relativa frecuencia. En el caso de los coronavirus, por su forma especial, tienen más probabilidad de cambios. ¿Qué pasa? Que esos cambios a veces tienen importancia para el virus y otras veces no. Si el cambio le favorece y se une mejor a la proteína del huésped, como es este caso, tiende a conservarse. Lo que importa es qué cambios son buenos desde el punto de la estrategia del virus. Un cambio que haga que sea más fácil infectar células es bueno para el virus porque lo que siempre busca son nuevos hospedadores para poder sobrevivir y mantenerse en la población.

Y nosotros tenemos que evitar que sobreviva…

Efectivamente. Nosotros tenemos que evitar que pueda mantenerse en la población. ¿Cómo? Separándonos, aislándonos, alejándonos todo el posible. Este virus se transmite por el aire muy fácilmente. Si aún por encima existe una variante, como es el caso, que tiene más capacidad de transmisión que la anterior, la problemática va a ser mayor. Con lo cual, las medidas de seguridad deberían ser todavía mayores.

Se hablan de que las mutaciones afectan a la proteína S… ¿Qué quiere decir esto?

La proteína S es la espícula. Es el elemento que el virus utiliza para unirse a la célula. En este caso, lo que hemos visto es que el virus ha cambiado para unirse mejor a la célula. Hay gente que se sorprende al ver que, después de todo este tiempo, el virus pueda seguir cambiando. Nueve meses es muy poco tiempo para un virus. Este es un virus nuevo, que se está adaptando a la población. Hay que pensar que otros virus, que conocemos todos, llevan cientos o miles de años pasando de una persona a otra. Cada vez que una persona se infecta se van a producir muchísimas copias de ese virus y ahí pueden producirse errores. Si son buenos, el virus los mantiene porque le permite unirse a más células humanas. En este caso, la variante se detectó en septiembre en el Reino Unido y ahora se está viendo que la gran mayoría de casos que llegan a los hospitales pertenecen a esta cepa. ¿Por qué? Pues porque funciona muy bien y se está transmitiendo con mucha más facilidad de unos a otros.

Ya ha dicho que se está viendo que su capacidad de infección es superior, ¿pero es también más virulenta?

Lo que se está comprobando es que no lo es. No causa una enfermedad más grave pero sí se transmite más. Evidentemente, cuanta más gente se contagie, más probabilidad hay de que aumente el número de pacientes graves. Es una cuestión de porcentajes, no porque el virus sea más letal. Si infectas a 50, 10 puede que desarrollen la enfermedad de forma grave. Si infectas a 100, pues igual son ya 20.

¿Esta variable podría eludir la protección conferida por las vacunas?

En principio, no tiene por qué. La vacuna va a reconocer una parte importante de esa proteína S de la que hablábamos, no solo una zona en concreto. La vacuna la han hecho con el ARN de un virus que era predominante en ese momento y lo que pretende es que las células humanas generen estas proteínas que produciría el virus. Si es un cambio muy pequeño, los anticuerpos van a reconocer esa zona proteica y la respuesta va a ser la misma. Si fuese un cambio muy grande, no parece el caso, sí que podría haber problemas. Habría que hacer vacunas en función de los tipos circulantes. De lo que habrá que estar atentos es de si suben los contagios. Las vacunas se tienen que poner a personas que están sanas. Si esta cepa provoca que los casos de infección se multipliquen, eso podría generar problemas.

Una quincena de países europeos han decidido cerrar sus fronteras con Reino Unido por esta nueva cepa. España, por el momento, solo solicita una PCR negativa. ¿Cree que deberíamos cerrar la movilidad como han hecho en otros territorios?

Sí. Creo que lo más conveniente sería cerrar las fronteras. Al menos, hasta que no tengamos más información. Lo que más me sorprende es escuchar que España va a hacer unos controles más serios, cuando la PCR era algo que ya se estaba pidiendo. Una PCR que se puede hacer dos días antes de viajar no garantiza nada. El ciudadano que viaja pudo haberse contagiado el día anterior y traer el virus. Seguro 100% no hay nada. Por eso, considero que lo mejor en este momento sería cortar las vías de entrada unos días, aunque solo sea por precaución, para evitar la llegada de una variante que es más peligrosa porque contagia mucho más.