La lección de Lleida: el calor aplaca el virus pero la concentración de gente lo esparce

El calor atenúa el contagio de la COVID pero el factor humano está detrás de los nuevos brotes